Reiki durante el embarazo

Reiki durante el embarazo

Reiki durante el embarazo

Reiki es una práctica sanadora, que utiliza las manos para la curación física, mental, emocional y espiritual. Equilibra el flujo de energía del cuerpo, involucrando la transferencia de la energía universal mediante el reikista a la madre, fundamentalmente a través de las manos.

El Reiki restablece la salud y el equilibrio de la madre y el bebé. Recibir Reiki durante el embarazo garantiza el equilibrio emocional y físico tanto para la madre como para el bebé y no tiene efectos secundarios. En las primeras etapas del embarazo alivia el estrés, las náuseas, el miedo, los cambios corporales, dolores lumbares, dolores de cabeza, ansiedad y todo tipo de síntomas desagradables que pueden aparecer durante este período.

De acuerdo con un estudio llevado a cabo en el hospital Universitario de Hartford, en Connecticut, se comprobó que la aplicación de Reiki durante el embarazo disminuyó la ansiedad de las futuras madres en un 94%, las náuseas en el 80%; el dolor en el 78% y mejoró el sueño en el 86%. La profunda relajación y paz que se experimenta durante y luego de una sesión de Reiki es sin lugar a dudas, de gran beneficio durante el embarazo.

El reiki:

  • Potencia la comunicación interior entre madre e hijo.
  • Prepara físicamente a la madre para el trabajo del parto y  el nacimiento.
  • Restaura la armonía y equilibrio del cuerpo ante los cambios hormonales.
  • Alivia los dolores lumbares.
  • Mitiga la inflamación y sensación de pesadez en piernas y pies.
  • Aliviar tensiones.
  • Mejora la circulación, reduciendo en consecuencia la aparición de calambres y varices.
  • Ampliar la capacidad respiratoria y mejorar la oxigenación, aumentando la energía interna, mejorando el descanso y regularizando los patrones de sueño.
  • Acelera la recuperación post parto.
  • Aumentar la producción de leche materna.

Reiki y postparto

En la etapa del postparto, la madre atraviesa múltiples cambios hormonales que alteran su estado emocional. Además, se abre un importante período de reajuste en la relación madre/hijo. El Reiki reduce la carga emocional que requiere toda esta adaptación, reduciendo el estrés y la ansiedad. Los bebés también se adaptan fácilmente al entorno cuando sus madres han recibido Reiki durante el embarazo. El Reiki disminuye la posible sensación de angustia de la madre en su adaptación al nuevo bebé y ayuda a una recuperación  más rápida del parto.

Fuente: sendareiki.com | terapiareiki.es

ABOUT AUTHOR

NO COMMENTS

GIVE A REPLY